viernes, 8 de mayo de 2009

Descolonización en Bolivia: Caminos y Perspectivas

Algunos apuntes del Foro sobre Descolonización:

El pasado 30 de abril, se desarrolló el Foro: “Descolonización en Bolivia: Caminos y Perspectivas”, organizado por el Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA), el Centro de Investigaciones y Políticas Sociales (CIPS) y la Carera de Antropología de la Universidad Técnica de Oruro. Como expositores invitados estuvieron el Dr. Idón Chivi y el Ph.D. José Luís Saavedra, conocidos intelectuales y analistas de la realidad política, social y cultural de nuestro país.

Debatir el tema de descolonización, nos ha parecido pertinente en un momento en que el país atraviesa por un estado de renovación, o más propiamente de “refundación”, para seguir los términos de los movimientos sociales populares e indígenas que lideran este proceso. En el foro se planteó la necesidad de analizar y comprender el significado de la descolonización, en el marco de las condiciones de colonialidad que representan para nuestro pueblo situaciones de inequidad, exclusión, discriminación, racismo, dominación política y económica, además de subalternidad intelectual. La descolonización es un tema que nos compete a todos los que buscamos el desarrollo de nuestro pueblo en nuestros propios términos y desde nuestras propias realidades y capacidades.

He aquí un preliminar resumen de las reflexiones que han compartido con nosotros los expositores mencionados. En cualquier caso, las exposiciones completas se publicarán próximamente en un documento memoria.

José Luis Saavedra: la descolonización, un problema civilizatorio

José Luís Saavedra planteó, primeramente, una comprensión de la descolonización desde la lógica andina. De esta forma se refirió a la palabra “pachakuti”, erróneamente traducida, por algunos, como revolución (dentro una concepción más occidental que propiamente andina). En la lógica andina pachakuti se refiere a procesos u horizontes civilizatorios; es volver a cultivar la vida, el suma qamaña, no sólo para el país, sino para el planeta y el cosmos en su conjunto. Por tanto, pachakuti es lo más aproximado a descolonización, y se trata de un problema civilizatorio que pretende cambiar la lógica de modernidad occidental que exalta valores individualistas y materialistas.

Saavedra realizó un repaso sobre el concepto de descolonización, desde sus inicios hace 40 años a partir de autores como Franz Fanon y otros cuya propuesta era: “que se vayan los colonizadores”. Este pensamiento se adecuaba a la realidad de los pueblos africanos donde los colonizadores efectivamente se fueron una vez que aquellos países lograraran su independencia. En cambio, en América los colonizadores se quedaron, aún después de la independencia de los países americanos. La crítica al proceso descolonizador africano es la orientación marxista que tuvo, es decir desde una concepción ajena, lo cual no modificó las condiciones de pobreza en la que siguen sumidos muchos países africanos.

Sin embargo, en los años ‘90 habría surgido una nueva generación de pensadores africanos, postulando una fuerte crítica al eurocentrismo, es decir, al predominio del pensamiento europeo desde donde se coloniza las mentes. El eurocentrismo con todos sus “ismos” académicos está orientado a pensar y a hablar por nosotros, además que prioriza la palabra escrita como fuente de conocimiento. En cambio, el conocimiento en los Andes es memoria, no sólo libro, es el rito, el textil, la coca. Esto es un pensamiento convergente entre lo que sucede en África y lo que sucede aquí.

En tercer lugar, Saavedra habló acerca de la relación entre políticas públicas y descolonización en Bolivia. Reconoce que el presidente Evo Morales ha tenido el mérito de posicionar el tema de descolonización como política pública y de abrir un debate con incidencia mundial. Asimismo, plantea que en la práctica la descolonización nos compete a todos.

Algunas dificultades del gobierno estarían en el tema de tierra y territorio, que es un campo fundamental para descolonizar. El concepto clave para ello es Pachamama, no los conceptos agrarios de la Ley de Reconducción Comunitaria donde no aparece el término. La lógica del control de un máximo de pisos ecológicos es una lógica de gestión territorial andina (una organización en red de complementariedad ecológica necesaria para vivir), lo cual está ausente en la nueva Constitución Política del Estado y la Ley de Tierras.

Otro cuestionamiento a las políticas del gobierno respecto de la descolonización, a decir de Saavedra, es la reducción que se hace de la temática, a saber, a un tema sólo indígena. La descolonización debería ser un tema transversal a todas las políticas de Estado: en educación, economía, política, etc. En economía por ejemplo, hay que pensar en el ayni como un elemento descolonizador. Sólo de esta forma podrá avanzar una verdadera descolonización en Bolivia.

Idón Moisés Chivi: descolonizar no es colocar un poncho y chicote al mapa de Bolivia

Idón Chivi abrió su participación rememorando la trágica masacre en Pando el año 2008, en la que campesinos e indígenas fueron acribillados por sectores opositores al gobierno de Evo Morales. Este hecho demostraría que el genocidio de ayer colonial no ha cambiado y los actores tampoco. Para Chivi, lo central para entender el concepto de descolonización es comprender el origen mismo de la colonización. La colonización fue un acto de genocidio.

Chivi hizo alusión a la Constitución Política del Estado para exponer aspectos colonizadores y descolonizadores. La primera constitución boliviana, señaló Chivi, fue machista (patriarcal), racista (señorial) y patrimonialista (hacendataria), es decir, sólo de hombres, de mestizos y criollos y de los ricos dueños de la tierra. Esa constitución ha significado un mecanismo de reproducción colonial y de disciplinamiento social, manteniéndose vigente en nuestro país durante mucho tiempo, en concepción y estructura. Aunque las constituciones del siglo XX hasta el año 1952, incluyeron algunas modificaciones que representaban demandas sociales (por ejemplo, el voto universal), la orientación colonial se ha conservado.

Es como si la colonialidad se estuviera descubriendo recién, como si hubiera estado invisible. Es decir, comprender que las inequidades, la exclusión y la pobreza son consecuencias de nuestra dependencia de los centros de poder: primero España y ahora el mundo euro/norteamericano. Sin embargo, descolonizar no significaría colocar un poncho y chicote al mapa de Bolivia, porque el tema de descolonización no es solamente indígena. No es oponerse al conocimiento de afuera sino evaluarlo críticamente. Hay logros en la historia de la humanidad que no pueden negarse.

Descolonizar no es revertir la situación de la relación asimétrica entre colonizados y colonizadores. Descolonización es construir nuestra vida desde nuestros propios valores y requerimientos. La descolonización debe servir para la igualdad material de las personas y para que puedan asegurar su futuro.

Esperamos haber resumido lo mejor posible ambas exposiciones, sin embargo les recordamos que muy pronto se contará con una versión completa de las reflexiones del Dr. Chivi y el Dr. Saavedra, junto a la de otros pensadores que participaron de un foro similar en la gestión pasada.

CEPA